Ricas Empanadas

share culture button 2-email small size

Cocinando siempre ha sido una de las mejores maneras para mi familia donde podemos aprender y compartir las tradiciones mexicanas. Hay algo muy especial en poder pasar el día con la gente mis queridos mientras preparamos la cena. Quiero que mis hijos aprendan de mi cultura y nuestra comida favorita cuando me ayuden en la cocina. Quiero que siempre se sientan en cómodos en la cocina para cuando sean grandes y vivan fuera de casa puedan guisar solos. También quiero que puedan pasar lo que aprenden a sus hijos algún día. Escribí sobre este tema y como me gusta enseñarles tantito español a mis hijos en el blog antes en “La Delicia de Ser Bilingüe”. Hoy les voy a compartir una receta súper simple que pueden hacer con sus hijos cual es una de mis favoritas. Hasta puedes usar con cualquier relleno que te guste, especialmente las sobras. Aquí esta nuestra versión de empanadas.

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina
  • 1 Cucharada de aceite (deja la botella cerca para el final)
  • Cualquier relleno que te guste (pollo o carne ya preparado*, queso hasta fruta. Escoge lo que le guste a tu familia)
  • Las especias que te gusten (Yo prefiero paprika and orégano para las empanadas con proteína, azúcar y canela para las dulces)
  • Agua
  • charola para hornear
  • Spray para hornear o papel de aluminio

*Esta es para el relleno ya preparado así que carne o pollo cosido a su gusto (frito, guisado, hervido lo que sea, pero no crudo)

IMG_7128IMG_7125

Direcciones:

  • Precaliente el horno 350⁰F
  • Ponga la harina y la cucharada de aceite en un plato hondo
  • Tantitas es especias que te gusten (a mí no me gusta poner muchas para que no le quite el sabor al relleno)
  • Revuela bien añadiendo agua poco a poco hasta que se haga una maza suavecita
  • Añade mas harina si sigue muy pegajosa
  • Aplane la maza y corta círculos de cualquier tamaño (no TAN grandes). Tambien pueden hacer rueditas y luego aplanearlas. Esto prefieren mis hijos porque les da mas tiempo de jugar con la maza.
  • Colócalos en la charola ya cubierta con spray o papel aluminio
  • Pon tantito del relleno a un lado del circulo asegurando que no llegue a las esquinas para poderlo sellar
  • Dobla la parte sin relleno sobre la parte con relleno para cubrirla
  • Usando un tenedor o un dedo, apachurra las esquinas para sellar cada empanada sin hacerlo con mucha fuerza para que no se rompa la maza
  • Cepilla tantito aceite en la parte de arriba de cada empanada
  • Hornea por 10 minutos en un lado
  • Voltéalas, ponle más aceite al otro lado y ornea 5 minutos mas
  • Saca del ornó, deja que se enfríen unos minutitos y disfruta.

Notas:

Esta receta no solo es buena para manitas chiquitas (deja que se ensucien, es parte de la diversión) pero muy buena para sobras. Todo lo que tienes que hacer es hacer la maza y rellenarlas empanadas con lo que tengas en el refri. Es una buena manera de usar comida otra vez sin que se aburran las pancitas de los niños.

Nosotros siempre les ponemos queso a todo porque somos una familia de queseras. ¿Y quién puedo resistir una empanada dorada y llena de queso? ¡Nosotros no!

Espero que les gusto la recetita. ¿Qué hacen con sus familias juntos para compartir sus tradiciones y divertirse a la vez?

 

Amor en la cocina

Amor en la cocina

(Si les gustaría compartir mi blog, se los agradezco. En ingles es www.bilingualeyesblog.wordpress.com y mi página de Facebook es www.facebook.com/bilinguazo.   Y   no se olviden de Twitter @bilinguazo.Mil gracias.)

 

Estudie, Gradué, y Luego ¿Que Paso?

Hasta se me notaba en la cara que no sabía que hiba hacer

Hasta se me notaba en la cara que no sabía que hiba hacer

Al acabar de escribir una entrada para un blog donde soy contribuidora, me puse a pensar: ¿Dónde pensé que iba a pasar en la universidad? Gradué con dos diplomas por pura casualidad. Lo que quiero decir es que nunca supe que quería ser de grande. Tome los curses que obligatorios y uno y otro que me llamaban la atención. Después de varios años, fui a ver a un concejero en la universidad y le conté lo que estudie y le pregunte, “y ahora, ¿Qué hago?” Reviso mis papeles y me dijo que si me quedaba un poco más tiempo podía graduar con dos diplomas. Lo hice, gradué, y luego ¿qué?

Tome los cursos en español porque pude. Pensé que iban a ser facilísimos por ser de México. Pero tuve que estudiar mucho; no tanto el idioma, pero todo lo demás. Aprendí muchísimo que no sabía. Aprendí literatura que no conocía, música que no había escuchado e historia que probablemente me había contado mi familia pero no preste atención porque fui una adolecente desinteresada. Pero ahora si quiero saber todo y quiero que mis hijos también lo aprendan todo lo que puedan. Pero si son como yo, a mí no me van hacer mucho caso porque no tengo autoridad en esas cosas. Tan chiquitos y ya me cuentan lo que les enseñan en la escuela y son cosas que yo ya se que les he tratado de enseñar. Creo que suena mejor cuando alguien más lo enseñe. Es lo que me pasa por no hacerle caso a mi lindisima mama o más tíos que son tan inteligentes.

Claro que tuve trabajos divertidos y conocí a tanta gente linda por el camino. También tuve trabajos aburridos, fui vendedora en varias tiendas, y hasta hice llamadas.  Todos esos empleos me ayudaron a convertirme en la persona que soy hoy. Pero ¿Por qué page tanto dinero en ir a la escuela?

Mi tiempo en la universidad no me consiguió riquezas y éxito. ¿Ha pasado? Hay tantos graduados que siguen buscando el trabajo de sus sueños. Puedo decir que me ayudo abrir los ojos al mundo. Me ayudo a conocer a gente de todas partes e hizo crecer mi pasión de culturas y tradiciones. ¿Valió la pena gastar tanto dinero en la universidad? Eso será la opinión de cada persona, pero si estoy agradecida por la experiencia y todo lo que he aprendido en la escuela y desde entonces.

Realmente nunca conseguí empleo que tenga que ver con uno de mis diplomas. No ha sido hasta ahorita que siento que estoy haciendo lo que me gusta.  Estoy aprendiendo a ser mejor mama (poco a poco). Y al fin he empezado a volver a usar mi cerebro. La pregunta que les pongo es, ¿Cuándo supieron lo que querían hacer de grandes? ¿Supieron desde chicos o siguen buscando?

Amor de Familia

Mi linda mami con mis bebes

Mi linda mami con mis bebes

Una de los blog que leo llamado Viviendo en el Extranjero escribió algo que me llamo la atención.  Aprendiendo a ser mamá con mi mama lejos se trata exactamente de eso.  Y explica qué difícil es vivir sin la ayuda de una mamá, sin que pueda ver a los niños crecer a lo diario y sin tener su compañía. Ella, igual que yo, vive lejos de su mama pero platica mucho con ella por teléfono y Skype (la mejor cosa para familias que viven lejos). Su escrito es  mi vida. 

Doy gracias por cada palabra que podemos compartir, por cada imagen que podemos guardar, y por todos cuentos que podemos platicar usando cualquier modo posible.  A veces hasta eso es un poco difícil. Especialmente durante los tiempos festivos que son cuando deberíamos de estar con familia. Gracias a dios, este año vamos a pasar navidad juntos. Y eso me hace muy feliz. Y no me malentiendan, no me estoy quejando.  Sé que suertuda soy por tener una familia tan llena de amor.  Platicamos, compartimos, nos burlamos y ellos hacen el esfuerzo de conocer a mis hijos. ¡Lo amo! Mis hijos siempre hablan de su Lita, sus tías, Opa y Oma y su tío. Hasta fingen como si van a visitar a sus tías a Nueva York y México a veces en coche, avión o hasta una nave. Esa es mi idea para un cuento de hoy.

Así que no se alejen de sus queridos, disfruten cada momento que puedan con ellos aunque sea solamente una conversación por teléfono o computadora. Estos son los tiempos que nos duraran en la mente. Saluden a sus queridos hoy. ¡¡Familia, Los Amo!!

(Si les gustaría compartir mi blog, se los agradezco. En ingles es www.bilingualeyesblog.wordpress.com y mi página de Facebook es www.facebook.com/bilinguazo.   Y   no se olviden de Twitter @bilinguazo.Mil gracias.)